sábado, 28 de agosto de 2010

Mis poemas: Sombra



Particolare Verita, de Maurizio Barraco

Sombra

A veces me puebla
Sigilosa
Atraviesa mi risa
Y se desploma
Penetrando mi saliva
Con su trago amargo
Y me siento a la intemperie
De mi rostro
Luego se cuela por mis manos
De raíces amplias
Territorio de mi amparo
Por las noches
Oscila entre mis sueños
Vierte su néctar
En cada hebra de mi pelo
Donde deposito la daga
Que esculpe mis señales
¿Qué he de hacer
Para salir indemne
De su impalpable presencia?
Caminar al otro lado del espejo
Agitar un pañuelo blanco
Trajinar por el mundo
Con el corazón al descubierto
Mitigar el sudor
Que emana su presencia
Bailar en el dorso
Del miedo.

María Germaná Matta 27 de Agosto de 2010

4 comentarios:

José Antonio Fernández dijo...

Un gran poema, María, de veras.
Lo ha disfrutado. Esa sombra que siempre nos persigue, oscura, ¿cómo darle esquinazo? Muy buenas imágenes.
Te felicito.

emmagunst dijo...

no, no la esquives, ni la mires de frente, no hay forma-manera ni escape...

me gustó mucho esta parte:

"Atraviesa mi risa
Y se desploma
Penetrando mi saliva
Con su trago amargo"

besos

María dijo...

Muchas gracias José Antonio, un honor y un placer tus palabras.

Gracias Emmagust, mi querida amiga.

Un abrazo para ambos.

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

Me encantó tu "sombra". Llegué a ti por Clara Schoenborn, y he de volver

Un abrazo