viernes, 25 de noviembre de 2011

Sonia Manzano, poesía

Tilsa Tsuchiya - canto de guerra santa

Poesía de Sonia Manzano

MÁS ABAJO PISO COLÓN

Si hubiera tenido otro tipo de voluntad
si me hubiera resignado a cruzar los brazos
cuando ya no hubo nada más que hacer.

Si hubiera pasado una conclusiva mano
sobre los ojos turbios de las posibilidades
en vez de poner un espejo frente a los labios
para que todavía lo siga empañando
lo que no termina de irse
habiéndose ido casi del todo.

Si no hubiera llamado a mí misma
la incorruptible,
la impenetraba,
la resistente,
la guarnecida por cualquiera de sus flancos
la adoquinada más arriba de lo ingenuo,
cuando por adentro
legiones de estrepitoso paso
iban dejando aldehuelas vencidas,
furias desvencijadas
y un dialecto disparatadamente extraño
en mis familiares voces.

Si hubiera dado mi brazo a torcer
cuando trataban de retorcérmelo.
Si no hubiera hecho saltar la tapa saltarina
de las efervescencias
cuando se me exigía una temporalidad opaca,
como un sombrero de fieltro de los años cuarenta
o como un sobretodo encima de los hombros de un
                sobrenada:

Entonces sí se me hubiera concedido un pequeño plazo
antes de que comenzaran los amotinamientos
y no estuviera flotando en el Mar de los Zargazos
una loca con el cuello estrangulado.

De La semana que no tiene jueves

TENGO UN TANGO

Si gritara:
“escúchenme,
paren las orejas
que no voy a dejar santo con cabeza,
que voy a coger al prójimo
para sacarle flecos y hacerlo tiras”.

Si les ofreciera, entre otras regalías,
que les voy a revelar toditos los nombres
de los alcohólicos anónimos,
entonces conseguiría un silencio respetuoso
y un ánimo ovinamente predispuesto a recibir al nuevo
dios
que concentra en su golpe de lengua
la muy ponderada capacidad de destruir.

En cambio, si les dijera:
“escúchenme,
tengo necesidad de que alguien me consuele las sienes,
de que alguien ponga un poco de tabaco
en las desdentadas encías de mi abandono,
de que alguien ponga una caricia térmica
en los desolados salones de mi desolada cabeza,
entonces
se apoyarían en el báculo de las ostentaciones
antes de decidir
que la subjetividad es una lata
amarrada en el rabo de la lírica
y que el tango nunca pasará de moda

                De La semana que no tiene jueves

Sonia Manzano, (Ecuador 1947)

2 comentarios:

EMMAGUNST dijo...

Qué buena María!!! Qué fuerza!!!

la verdad es que con las primeras líneas quedé enganchada y no decepcionó nada de nada! INCREÍBLE...me encantó.

Gracias por ponerla frente a mí!

Juan María Solare (pianista, compositor, tango) dijo...

Casualmente tengo una composiión musical titulada como el poema de Sonia: Tengo un tango (música: Juan María Solare). Está incluida en el álbum Tango Monologues en su versión para piano solo. También está incluida en el disco del dúo Tango Nómade (saxo y piano). Puede escucharse Tengo un tango por ejemplo en la Radio Tango Nuevo. Un saludo!