martes, 7 de agosto de 2012

Yohanna Jaramillo, poesía

Fotografía de Flor Garduño


Nocturno de una grieta

Salir de noche así, así pausado
salir, escabullirse por la nebulosa
de tus negros ojos que nunca paran
de observar los oscuros rincones de
las avenidas sin autos

Detenerme en el filo de la acera
asegurando los acopios del olvido
en una mente que no entiende
los parpados cerrados al dormir

Entrar aquí, aquí en esta puerta
abrir el cerrojo
a tientas con las manos delante
y distraerme con una pequeña grieta
que mis dedos palpan, dedos
en mi pecho hundiéndose
poco a poco

Novenario

Domingo:
Llego hasta aquí, con los restos que nadie utilizó.
Lunes:
Nací sin compartir el ADN contigo,
nuestro tiempo fue solo virtual.
Martes:
No lo lamento
sólo fue
una expresión
de no triunfo.
Miércoles:
No ha de ser tu imagen
la que acabe en este poema.
No ha de ser tu imagen
la que acabe en este poema.
No ha de ser tu imagen
la que acabe en este poema.
Jueves:
Habla silenciosa habla, retuércete en los sonidos de tu casa
llena de viejas cosas.
Viernes:
Yo necesito hablar de ti mujer
mientras la guerra siga
ahora que tus ojos son siesta sin almohadas.
Sábado:
Pronto
todo sucedió pronto
a la ninfa de tu bosque
le corté su raíz.
Domingo:
Te amé en todas las partes del mundo, menos en la palabra mentira.
Lunes:
Y yo salí de tu vida como la gente cuando sale de misa:
         Arrepentida.
   

No me entiendes, pero qué te digo

 
Puedo aceptar algunos de tus puntos
hasta de la forma que gustes
 
................................................................
.
                               .
                   pero:
                               .
................................................................
.
   no dejan de ser oscuros y demasiados

Lectura de poesía por Yohanna Jaramillo.

Yohanna Jaramillo, Tijuana, México 1979, poeta. Tiene publicados: Pacíficos (2007), Trotamentes (2010), Diarios del Este (2012).

3 comentarios:

Vera Eikon dijo...

Hermosos...Gracias por compartir. Un abrazo!!

silvia zappia dijo...

quiero aplaudir, quiero llorar.
magnífica poeta!

gracias, abrazo*

María dijo...

Tienen fuerza y belleza los versos de Yohanna.
Gracias Silvia, gracias Vera.
Un abrazo