viernes, 11 de enero de 2013

Eeva-Liisa Manner, poesía


Marina Palova - Mar apócrifo 2011

Nada

“No se puede vivir sin amar”
“Sí, se puede”, dije
y me vestí de negro
para el último baile de disfraces.

Y tenía la boca llena de polvo
como si se me hubiese secado de tanto llanto
(aunque no había llorado en cincuenta años).

No quiero vuestro cielo, compañeros,
las mendaces promesas, los falsos amigos,
las calles de besos,
las mentiras de espejos huidizos.
Quiero romper el último sello,
la luna que no da luz,
la noche en la que no brilla nada.

De Kuolleet vedet, 1977

Teorema

Que la prosa sea dura, que despierte inquietud.
Pero la poesía es un eco que se oye cuando la vida está muda:

sombras que se deslizan en las montañas: imagen de viento y nubes,
el paso del humo o de la vida: claro, oscuro, claro,

un río que fluye lentamente, profundos bosques brumosos,
casas que se pudren lentamente, callejones que exhalan calor,

el umbral gastado y frágil, el silencio de la sombra,
el tímido paso del niño entrado a la penumbrosa habitación,

la carta de lejos que se echa por debajo de la puerta,
tan grande y tan blanca que llena la casa,

o el día, tan rígido y trasparente, que uno puede oír
cómo clava el sol la solitaria puerta azul.

Paetkaa purret kevein purjein, 1971

*************

Vi encenderse la estrella de la muerte
antes de que la luz de la tierra hubiese oscurecido.
Era blanca como la superficie encalada del muro,
como el hombre desvestido de su rostro,
como el resplandor de la nieve.

Jos suru savuaisei, 1968

Profundo y claro

El cielo tan claro, que todo se funde en luz.
El día tan cálido como si acabase de ser creado.

Y sin embargo el agua siempre ha susurrado,
el viento ha peinado la hierba, el torrente ha pulido sus piedras.

La abstracta rueda de la flor cola de caballo es vieja,
Vieja… La observación es joven, apenas una hora.
El cielo tan claro que transparenta al pájaro,
el agua tan profunda… Lo demás accidenta.

Niin vaihtuival vuocen ajant, 1964

***********

Si la pena humease,
la tierra estaría cubierta de humo.
Sin embargo esta pena también tiene debajo un fuego,
mi corazón arde, pero no se consume.

Niin vaihtuival vuocen ajant, 1964

Biografía
Eeva-Liisa Manner (1921-1995) Nació en Helsinski. Trabajó en una compañía de seguros y en una editorial. Vivió largos períodos en España. Escribió teatro. Es considerada como una de las poetas más notables de Finlandia.
Algunos de sus libros son: Este viaje. Si la tristeza dejara una estrella de humo. Los cantos órficos. Huyen las velas a toda vela. Piedra escrita. y Fahrenheit 121.

Fuente: Poesía Nórdica – Antología preparada por Francisco J. Úriz – Ediciones De La Torre
Traducción de Francisco J. Uriz con la colaboración de Kirsti Baggethun, Mona Moltke y Pentti Saaritsa


2 comentarios:

Vera Eikon dijo...

Hermosa selección. Gracias por compartir, María. Beso

María dijo...

Me alegro que te guste.
Otro beso para ti.