martes, 8 de enero de 2013

Mis poemas: La escucha


Egor Shapovalov
La Escucha

Aprendí
a escalar el gemido
el desmoronamiento del tiempo
las colinas en furia
con que se precipita
la vida.

Aprendí
a indagar en el manantial
donde duermen los signos
en el zumbido de los helechos
en el ansia de las constelaciones
en el deseo de los parpados
y en el vaivén alterado
de las sombras.

Mis poemas:  María Germaná Matta

5 comentarios:

Vera Eikon dijo...

Lección de la que todos sacamos partido. Bello poema..Un abrazo

maria candel dijo...

Creo que en eso se nos va la vida, en aprender,y es hermosa tu manera de decirlo, María

Besos desde Caracas

María dijo...

Gracias mi querida Vera.
Un abrazo con alas.

María dijo...

María, siempre es un placer tenerte aquí en mi casa virtual.
Tienes toda la razón se nos va la vida tratando de aprender a escuchar todos esos latidos de la vida.
Recibo tus besos de Caracas, y te envío besos con aires de madrileños.

Nuria Escritora dijo...

Un poema apasionante, cala profundamente, mi admiración, besos.