lunes, 25 de agosto de 2014

Audre Lorde - Ahora que estoy embarazada para siempre

Imagen de Catrin Welz-Stein

Ahora que estoy embarazada para siempre

Cómo pasaron los días
mientras brotabas dentro mío
recuerdo, uno encima del otro-
los hinchazones cambiaron los planos de mi cuerpo
y cómo te agitaste por primera vez y luego saltaste
y yo, que pensaba que era mi corazón.

Cómo los días se fueron relajando
y la llegada del invierno
recuerdo, con vos poniéndote más pesada
frente al viento. Pensé
ahora sus manos
se formaron y su pelo
empezó a enrularse
ahora sus dientes se hicieron
ahora estornuda.
Después la semilla se abrió
te tomé en brazos la mañana anterior a la primavera
Mi cabeza giraba como un pistón furioso
mis piernas eran torres entre las cuales
Un nuevo país estaba pasando.

Desde entonces
sólo puedo distinguir
un hilo en las horas que corren
Vos, fluyendo a través tuyo
hacia Vos.

Audre Lorde - Versión de Tom Maver

*************

Now that I’m forever with child

How the days went
while you were blooming within me
I remember each upon each-
the swelling changed planes of my body
and how you first fluttered, then jumped
and I thought it was my heart.

How the days wound down
and the turning of winter
I recall, with you growing heavy
against the wind. I thought
now her hands
are formed, and her hair
has started to curl
now her teeth are done
now she sneezes.
Then the seed opened
I bore you one morning just before spring
My head rang like a fiery piston
my legs were towers between which
A new world was passing.

Since then
I can only distinguish
one thread within running hours
You, flowing through selves
toward You.



From The collected poems of Audre Lorde, W.W. Norton & Company, New York, 1997.


Biografía
Audre Geraldine Lorde (18 de febrero de 1934 en Harlem, Nueva York - 17 de noviembre de 1992 en Saint Croix) fue una escritora y activista multifacética. Autoidentificada como "una guerrera poeta feminista negra y lesbiana", Lorde escribió para empoderar a sus lectoras y lectores pertenecientes a categorías marginalizadas por el capitalismo, el racismo y el heterosexismo. Su obra fundamental de consulta es "Sister Outsider", un libro de ensayos que contiene varios de sus textos más influyentes de las luchas contra el racismo, el machismo y la opresión heteronormativa. Tales son los textos "No hay jerarquías en la opresión" y "Las herramientas del amo no destruirán la casa del amo". Escribió también Los diarios del cáncer luego de pasar por la experiencia del cáncer de mama y de reflexionar sobre las discriminaciones sufridas por las mujeres, que se superponen a las de raza y de orientación sexual y que se suman a la dolorosa enfermedad. Un texto imprescindible tanto para quienes han vivido o viven esta experiencia como para quienes acompañan a otras en este doloroso trance. Sus padres provenían de Grenada, y en su libro Sister Outsider incluye un par de ensayos sobre sus viajes al pueblo natal de ellos. Falleció en 1992, tras 15 años de lucha contra el cáncer. Su poesía fecunda y combativa también la ha posicionado como una intelectual de dimensión universal, con 18 libros publicados.

Bibliografía
The First Cities (Las primeras ciudades) (1968)
Cables to Rage (Cables hacia el odio) (1970)
From a Land Where Other People Live (Desde una tierra donde vive otra gente) (1973)
New York Head Shop and Museum (1974)
Coal (1976)
Between Our Selves (Entre nosotros) (1976)
The Black Unicorn (El unicornio negro) (1978)
Chosen Poems: Old and New (Poemas selectos: Viejos y nuevos) (1982)
Zami: A New Spelling of My Name (Zami: Una nueva forma de escribir mi nombre) (1983)
Sister Outsider: Essays and Speeches (Ensayos y discursos) (1984)
Our Dead Behind Us (Nuestra muerte detrás de nosotros) (1986)
The Marvelous Arithmetics of Distance (La maravillosa aritmética de la distancia) (1993)
Los diarios del cáncer (ensayo traducido del inglés por Gabriela Adelstein, Hipólita Ediciones, Rosario, 2008).
Audre Lorde cofundó "Mesa de la cocina", Prensa de mujeres de color, en 1980. 

Fuente bio-bibliografía:Wikipedia

1 comentario:

Esther González dijo...

Impresionante, +María Germaná