viernes, 28 de octubre de 2011

Marina Tsvietáieva, poesía

Marina Tsvietáieva y su hija Ariadna Efron, en Praga en 1924



Me gusta que no estés loco por mí,
me gusta que no estoy loca por ti,
y que la pesada esfera del planeta tierra
no vuelva a girar a nuestros pies.
Me gusta poder ser imperturbable
y tener humor y ser incapaz de jugar con las palabras,
no enrojecer ante una ola sofocante,
cuando al rozarte con mis mangas me enciendo.
Me gusta también que ante mi presencia
abraces tranquilamente a otra, está bien,
incluso para mi, besar a otro
y que no me amenaces con las llamas del infierno.
Ese es mi dulce nombre, que ni de día, ni noche,
volverás a recordar, dulce amado,
y que en el silencio de la iglesia nunca
canten por nosotros: ¡Aleluya!
Con este mi corazón y con está mi mano: Gracias,
tú que – sin saberlo - me amabas tanto,
y, por mi paz nocturna,
y, por las raras citas a la hora del ocaso,
por los paseos que no dimos a la luz de la luna,
por el sol que no brilló está mañana sobre nuestras cabezas,
¡Ay de ti!, por no estar loco por mi
y, ¡Ay de mí! por no estar loca por ti.

Versión: María Germaná Matta,  a partir de la traducción inglesa de Ilya Shambat, encontrada en este vídeo del Youtube.


I like it that you`re burning not for me,
I like it that it`s not for you I`m burning
And that the heavy sphere of Planet Earth
Will underneath our feet no more be turning.
I like it that I can be unabashed
And humorous and not to play with words
And not to redden with a smothering wave
When with my sleeves i`m lightly touching yours.
I like it, that before my very eyes
You calmly hug another; it is well
That for me also kissing someone else
You will not threaten me with flames of hell.
That this my tender name, not day nor night,
You will recall again, my tender love;
That never in the silence of the church
They will sing "halleluiah" us above.
With this my heart and this my hand I thank
You that - although you don`t know it -
You love me thus; and for my peaceful nights
And for rare meetings in the hour of sunset,
That we aren`t walking underneath the moon,
The sun is not above our heads this morning,
That you - alas - are burning not for me
And that - alas - it`s not for you I`m burning.

translated by Ilya Shambat

Мне нравится, что вы больны не мной,
Мне нравится, что я больна не вами,
Что никогда тяжелый шар земной
Не уплывет под нашими ногами.
Мне нравится, что можно быть смешной -
Распущенной - и не играть словами,
И не краснеть удушливой волной,
Слегка соприкоснувшись рукавами.

Мне нравится еще, что вы при мне
Спокойно обнимаете другую,
Не прочите мне в адовом огне
Гореть за то, что я не вас целую.
Что имя нежное мое, мой нежный, не
Упоминаете ни днем, ни ночью - всуе...
Что никогда в церковной тишине
Не пропоют над нами: аллилуйя!

Спасибо вам и сердцем и рукой
За то, что вы меня - не зная сами! -
Так любите: за мой ночной покой,
За редкость встреч закатными часами,
За наши не-гулянья под луной,
За солнце, не у нас над головами,-
За то, что вы больны - увы! - не мной,
За то, что я больна - увы! - не вами!


Poema de la Montaña

(fragmento)

Epílogo

Hay lagos en la memoria
y en los ojos siete velos.
No te recuerdo – tus rasgos
son una página en blanco.

Sin marcas. Un lago blanco –
todo. (El alma y sus heridas,
herida completa). Y tiza.
Que sólo señala el sastre.

El cielo es todo una pieza
y el océano - ¿sus gotas?
Sin señas se acerca el justo.
Contacto – el amor es todo.

Si el pelo es rubio o moreno
lo sabe el vecino: espía.
¿La pasión une o separa?
¿Soy relojero o médico?

Eres el círculo – todo,
el torbellino completo.
Recuerdo de ti sólo el amor.
Signo de la igualdad.

(Las soñolientas pelusas
se acumulan como espuma.
Novedad rara al oído,
No yo sino el “nos” de majestad…)

La miseria es tan estrecha
- “igual a la vida misma” –
Y  a ti junto no te veo
ni con una, ni con otra:
- venganza de la memoria.


Poema del fin
(Fragmento)
1
El cielo de hojalata está oxidado.
El poste se levanta como un dedo:
en el lugar de siempre
como el sino.

-Menos cuarto. ¿Correcto?
-La muerte está impaciente.-
todo va lento, lento
el alzar  del sombrero.

El ojo desafía,
y la boca apretada.
Baja, baja
la inclinación del saludo.

-Menos cuarto. ¿Seguro?-
Pero la voz mentía.
El corazón se detuvo: ¿Qué sucede?
Del cerebro: ¡señal!


Malos presagios:
herrumbre y hojalata.
En el lugar de siempre.
Como siempre a las seis.

El beso no habla,
ni los labios fijos.
A la reina la mano,
a los muertos así…

Un villano que corre
con el codo al costado.
Lo monótono es doble
si aúlla la sirena.

Chillaba como un perro,
un aullido, irritada.
(Exagera la vida
cuando suena la hora.)

Ayer-hasta la cintura.
Hoy-hasta las estrellas.
(Fue más allá de todo:
de cuerpo entero.)

Pensando en mi adorado,
más allá de las seis.
Y luego:-¿al cine? ¿al cine?
Una explosión:- ¡A casa!



2

Hermandad del aduar.
Hacia ella la llevaba,
un trueno en la cabeza
y a la cintura un sable.

Más allá del horror:
la palabra esperada.
La casa se derrumba-
y la palabra casa.


Cuando el niño se pierde
hay un grito: ¡a casa!
Un año y ya reclama:
¡Dame lo mío! ¡Lo mío!

Mi hermano en la lujuria
qué bien arde mi amado.
Quieren volar de casa
y tú-¡a casa!



Tira tanto el caballo
que hace polvo la cuerda.
-¡Pero no encuentro casa!
-Hay una. – Y a diez pasos:

La casa en la montaña. - ¿Qué puede estar más alto?
-La casa en la montaña. Una casa en la cima.
Cuando abre la ventana
-“¿No sólo hacia la aurora

encendida?” ¡Otra vez
La vida y los poemas?
¿Qué significa “casa”
sino salir a la noche?

(Mi tristeza, mi sino,
son más verdes que el miedo…
-No piense demasiado.
Busque su pensamiento.

3

Al malecón, al agua,
a lo denso me aferro.
Jardines de Semíramis:
¡aquí están! suspendidos.

Al agua: (franja de
acero cadavérica)
como a su partitura la diva, yo me aferro,
o a la pared el ciego…

¿La devuelves?
¿si me agacho, me oyes?
Al que calma la sed
me aferro, como  a la cornisa

el sonámbulo…
                               Miedo, pero no del río
-¡si nací náyade!
Y me aferro al agua
si está al lado el que amo-

Y es fiel…
                               Lo son los muertos,
No a todos en el cuarto…
A izquierda y a derecha,
La muerte. Está a tu lado.

Un manojo de rayos fulgurantes.
La risa, -la barata pandereta.
-Usted tiene que…
                               (siento escalofríos.)
-¿seremos tan valientes? ¿Tan valientes…?

Insinuarse

" Quizás la mejor victoria sea
sobre el tiempo y la atracción,
pasar sin dejar huellas,
pasar sin dejas sombra

en las paredes...

Quizás renunciando
vencer? Quién del espejo se borra?
Así como Lermontov en el Cáucaso
colarse sin inquietud en las rocas.

Es quizás la mejor diversión
con los dedos de Sebastián Bach
del órgano provocar el son?
Despedazarse sin dejar

cenizas para la urna...

Quizás por engaño
vencer? De toda latitud darse de alta?
Así en el tiempo tal océano
colarse sin inquietar las aguas... "

El poeta

" El poeta trae de lejos la palabra.
Al poeta lo lleva lejos la palabra.

Entre sí y no, por baches indirectos
de parábolas, signos, planetas,
hasta lanzándose desde el campanario
agarra un garfio, pues el camino del cometa

es el camino del poeta. Casuales eslabones
ése es su enlace. Mirar las estrellas
de nada sirve! en el calendario
no se pronostican los eclipses del poeta

él es el que desordena los naipes,
falsea el peso y las cuentas,
el preguntón en el pupitre,
el que a Kant para el arrastre deja.

El que en el pétreo foso de la bastilla
es como un árbol que crece en su belleza...
aquél de huellas siempre desaparecidas,
él que es el tren al que cualquiera
llega tarde,
su camino es el de los cometas.

El camino del poeta arde pero no calienta,
arranca pero no cría, estalla y se quiebra.
Tu camino es el de enredadas cabelleras,
no pronosticado en el calendario del poeta. "

Y no salvan ni estancias ni estrellas

" Y no salvan ni estancias ni estrellas,
pero esto quiere decir, que sin ellas,
cada vez castigo recojo,

me extendía sobre líneas persistentes,
buscaba sola sobre mi amplia frente
estrellas sólo, no ojos.

Que os reconocí la fe, poderoso,
ni un solo momento, Eros hermoso,
me fue vacío sin amaros!

que en la noche en la niebla solemne
busque en los dulces labios carmines,
rimas sólo y no labios.

Castigo para el juez perverso
fui, nieve, y aquí cerca del pecho,
apoteosis gloriosa!

porqué ojo con ojo con el joven Oriente
busqué en mi inmensa frente
el rosicler, no la rosa! "

Yo te reconquisto

" Yo te reconquisto de toda tierra y celestial altura,
porque me es cuna el bosque, y el bosque sepultura,
porque en la tierra estoy, con un pie sólo, uno,
porque voy a cantarte como no canto a ninguno.

Yo te reconquisto de todo tiempo y de toda espada,
de toda noche y de toda bandera dorada,
arrojaré las llaves y los mastines del umbral,
pues perro fiel soy yo en la noche terrenal.

Te reconquisto de todos los demás, de la otra, de la una
no seré yo esposa de ninguno, ni serás tu esposo de ninguna,
y en la última lucha te sacaré, no reproches, calla!,
del que en la noche estuvo con Jacob en la batalla.

Pero hasta que en tu pecho los dedos cruzar pueda
- oh maldito seas tú!- en ti mismo te quedas,
tus dos alas dirigidas al espacio profundo,
pues el mundo es tu cuna y tu sepulcro el mundo. "

Libertad salvaje

Me gustan los juegos en que todos
son arrogantes y malignos,
en que son tigres y águilas
los enemigos.

Libertad salvaje
Que cante una voz altiva:
"¡Aquí, muerte, allí -presidio!"
¡Luche la noche conmigo,
la noche misma!

Volando voy -tras de mí van las fieras;
y con el lazo en las manos yo me río...
¡Ojalá la tormenta
me haga añicos!

¡Que sean héroes los enemigos!
¡Acabe en guerra el convite!
Que sólo quedemos dos:
¡El mundo y yo!

Versión de Severo Sarduy

Nota: Los fragmentos de Poema de la Montaña y Poema del Fin, pertenecen al libro: TRES POEMAS MAYORES  - Poesía Hiperión - Edición y presentación de Elizabeth Burgos - Traducción de: Elizabeth Burgos, Lola Díaz, y Severo Sarduy - Versión: Severo Sarduy.  

Los poemas: Insinuarse, El poeta, Yo te conquisto  -  pertenecen a la web: 
Foto: El País.

3 comentarios:

cabezademonte dijo...

Me gustó mucho el poema primero, esa concepción del amor que se sale de lo estándar, un amor quizá sin experiencia de amor, que no es vivido en la rutina del amor, que mantiene el amor en el límite de los sentidos...desconocía a Marina Tsvietáieva y me gustó conocerla. Gracias!o

Clara Schoenborn dijo...

Una poeta muy interesante a la que no conocía. Gracias María por darla a conocer. Un abrazo.

Sylvie Bernalis Giraudis dijo...

bellas palabras bellos poemas... me encantó leerla a MArina ...