lunes, 28 de julio de 2014

Mis poemas - Palabras para no claudicar

Imagen de la red

Palabras para no claudicar

esquivas el insomnio
para no volver
a escuchar el gemido
de las olas
ese murmullo de esqueletos
que te asecha
y te acorrala
te sientes prisionera
entre caracolas mudas

deja de vagar
entre los fluidos multicolores
de nuestra civilización
que se hunde

divaga al interior
de tus latidos
deja que su estruendo
entibie la mecha
interior que te sustenta

abraza su aliento
y retoma nuevamente
el filo certero
de tu rumbo.



Mis poemas: María Germaná Matta

5 comentarios:

Alejandro Vargas Sánchez dijo...

enorme canto a la introspección. la primera estrofa, genial. aplaudo y comparto. saludos. (http://alejandrovargassanchez.blogspot.com)

Mientras Leo dijo...

Un poema fantástico, a ratos oscuro casi obsesivo en sus letras
Besos

Carmela dijo...

Esa mecha que nunca debemos dejar que se apague.
Hermoso y poderoso poema, María.
Un abrazo

CECILIA GUILLEN PEREZ dijo...

¿qué puede un latido frente a otro?, ¿un sentir frente a otro?, ¿una ausencia frente a otra?...
El murmullo es, el dolor es, el fuego es, la consciencia es, están, todos, irremediablemente, con o sin civilización, pero incivilizados.
Ante la impotencia, resignación, ¿hay otra salida?
PRECIOSOS VERSOS. ME ALEGRO DE CONOCERTE

Amanda Budhatt dijo...

Un aviso, una llamada al ser que yace entre caracolas y latidos... Un eco genuino para tomar en cuenta. Un bello poema mi querida María Germaná, una delicada luz que se agradece traigas.

Un abrazo de amarillos despertares en esta nueva estación que asoma.