domingo, 19 de febrero de 2017

Mis poemas: En la maraña cibernética

Imagen de Catrin Welz-Stein

En la maraña cibernética

El lado izquierdo de mi cerebro
ya no procesa
la acumulación de tanta información
o desinformación

laberinto alucinado
de lo virtual

inflama con su ruido
las pupilas más versátiles

con su desfile incontrolable
de sucesos

basta con lanzar la primera
ocurrencia
en la batalla interminable
del estimulo

ese yo que se expande
como la fibra óptica

la sociedad nos devora
con el lametazo púrpura
de la fama

es preciso ser el héroe
apabullante del día

no importa si la incongruencia
lleva balas

para cautivar las pupilas fragmentadas
de los otros

y ese hormigueo incontrolable
del subidón
de adrenalina

perderse ante el apetito solemne
del discurso incoherente

y quien obtiene más clics
alcanza la pendiente
de esa gloria
tan buscada

se ha perdido
la cautela
el pensamiento crítico
la compasión

pululan las imágenes
en la danza del ingenio

a veces conviene cerrar los ojos
escuchar la respiración
ralentizar             rescatar
el aire
que oxigena tus pulmones

y restablecer
el núcleo
de tu equilibrio

aléjate del ruido
y si hace falta
esfúmate
del cibernético mundo

cuando los entramados
del absurdo
desfilan
y nos devoran con ansias
las neuronas


Mis poemas: María Germaná Matta

8 comentarios:

Ana Muela Sopeña dijo...

Buenísimo, María:

Un poema muy importante para reflexionar sobre el estado de cosas actual en este mundo trepidante donde la información pasa tan deprisa y todos vamos tan deprisa...

Admiro tu poesía, amiga
Besos a montones
Ana

P.D.: Lee mi poema Homo Digital (En Laberinto de lluvia)

Incitatus dijo...

Es verdad, retuité y coloqué un emoticón molesto.
La tecnología nos apabulle mientras doy share a una liga azul.
Uno vive por likes como antes fue por talento.
Uno solo desea ser el mejor #tagueado.

María Germaná dijo...

Querida Ana,
Mil gracias por tus palabras, me alientan. A veces me aterroriza tanto vértigo pero a su vez me encanta las posibilidades que ofrece el mundo cibernético. Lo malo, son los excesos y olvidar que dentro de cada uno siempre hay un mundo interior.
Ya sabes que admiro tu poesía y tu capacidad para escribir con tanta frecuencia con esmero.
Leeré tu poema, esa temática tiene mucha actualidad y por eso me preocupa.

Besos

María

María Germaná dijo...

Incitatus:

Ay, entonces tienes que tener cuidado no vaya a ser que las redes te devoren ... Ja ja ja
Gracias por estar.
Un abrazo,

María

Anónimo dijo...

Me encantó Maria, has sabido plasmar la falsedad de esa ilusióría necesidad de ser "alguien" en las redes sociales. Yo las evito lo más que puedo.

María Germaná dijo...

Me alegra que te haya gustado. Tienen cosas buenas como poder compartir pasiones, como la poesía, el cine, y mil cosas más, pero lo cierto es que hay mucho humo y esas nuevas enfermedades de no poder vivir sin las redes.

Gracias.

Melissa Hernández dijo...

Un poema directo, claro, lleno de fuerza y de realidad. Unos versos que mezclan la belleza poética con la rabia y la incomprensión de la falsedad o la hipocresía. A veces parece que se nos fuera la vida en fingir ser quienes no somos, solo por un poco de reconocimiento. De verdad, tus palabras llevan al reflexionamiento. Aun así, yo creo que es culpa nuestra, no de la tecnología en sí. Me encantan tus poemas❤

María Germaná dijo...

Melissa Hernández:
Me alegra que te gusté este poema. Quise ilustrar el mundo de hoy, con sus redes sociales y el ruido que generan.
A mi también me gusta la tecnología, nos permite informarnos, también acercarnos a la cultura, al conocimiento y a muchas cosas prácticas.
El peligro es el mal uso que se le da a las redes, establecer verdades a golpe de Twitts y la desinformación.
Muchas gracias. Un abrazo

María