miércoles, 22 de enero de 2014

Amanda Libertad - La Historia - poema


Foto de Flor Garduño

La Historia

A Cuti (Rodney Ernesto)

Nos encontramos en un tiempo
que no tenía razón de ser

Dios hizo la suya
pues nos unió en la tormenta del pueblo
como ciegos seguimos al tuerto
colgamos nuestras esperanzas
y aplastamos la libertad
soplamos la llama del sol
para que su luz se apagara
y así nos amamos.

Rasgamos la tierra con Silvio y Pablo
y fue hasta entonces
que encontramos el destino
de aquel que murió por la tierra.

La venda desapareció
pero también con ella
desapareció nuestro amor.

El mar te apreció
y nunca más volviste.

Para seguir tuve que perder
un brazo de valor,
sacarme el vientre de dolor,
desatarme el corazón,
echar a la basura
el dulce amor de niños sin sol.
Luego seguí a ese hombre
y su ejemplo fue mi sombra
caminé con la rapiña a cuestas
sudé tormentas
nadé desiertos de hielo
y aún sigo con él,
descalza, sin descanso.

Pero con su calor
y su valor en mis labios de fusil
y su nombre marcando mi vida
Farabundo Martí.

Biografía
Amanda Libertad. Leyla Patricia Quintana Marxelly fue su nombre original. Nació en Santa Tecla, El Salvador en 1970 y murió en combate en el volcán de San Salvador, en 1991. Fue miembro de la Resistencia Nacional y participó en la ofensiva del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional en 1989. Su poesía ha sido traducida al inglés, francés e italiano. Obtuvo Mención honorífica en los Juegos Florales de Zacatecoluca, en 1990; Mención Honorífica en el Certamen Wang Interdata del Departamento de Letras de la Dirección Nacional de Artes, en 1990 y el Primer Lugar del Certamen Femenino “Dra. Matilde Elena López”, en 1991. En el año 2000 el COM y Las Dignas del otorgaron Diploma de Reconocimiento post mortem como mujer destacada del siglo XX. Libros de poesía: Larga trenza de amor 1991 y Pueblo; poseía 1997, entre otros.


Fuente: - Rebeldes – Selección de Leticia Luna - Trilogía Poética de las Mujeres en Hispanoamérica – Picaras, Mística y Rebeldes – Ediciones La Cuadrilla de la Langosta, 2004 

2 comentarios:

Vera Eikon dijo...

Conmevedor poema y conmovedora mujer...Cuando el poema es fuerza y lucha..Abrazo

María Germaná dijo...

Vera,
Conmovedor...
Un abrazo