sábado, 18 de mayo de 2013

Katherine Geraldine Medina Rondón poemas


 Foto de Igor Amelkovich

(sin título)

Para mi infusión de humildad
recojo coca recordando mis raíces,
veo la hora y espero paciente
a la frente que beso.
De noche canto y coso
con mis manos de nieve áspera
los bolsillos rotos de sus pantalones.
Soy su concubina intangible
la niña truncada que limpia sus heridas
y traga la culpa acumulada de dos milenios,
La hechicera que comprende sus miradas naranjas.

Podría demorarme en enumerar
los papeles que cumplo.

Las hornillas y la resignación
son por poco la misma cosa
por eso no cocino, pero si trapeo
mis pensamientos perversos.
Soy práctica y lucida
pero una gusana sentimental después de todo.
Podría entender sus raras costumbres
pero no lo intento. Solo me encargo
de mantener viva la fogata
donde calentamos nuestros cuerpos
los Sábados por la noche.

Y al compartir el mismo lecho
hasta las letras las cambio por suspiros.

Conjuro

Miro al horizonte
sabiendo ya lo que acontece,
casi palpando las cenizas fugitivas
que dejó el fuego de anoche

Respiro hondo incorporándome

En el crepúsculo,
presto a rozar mi cuerpo
nubes suaves
que por momentos me cubren

Llega el momento exacto
en que mis sentidos agotados
me abandonan temporalmente

Las cenizas siguen su camino hacia el limbo

Para recobrar de nuevo mis sentidos
toco la noche, caigo en un sueño profundo
y al despertar,
las cenizas ya se esfumaron.

Duendes bajo mi colchón

Camisas a cuadros
y tu aroma oriental
me trasladan a
gradas, ron,
bibliotecas coloniales
aceras de cartón,
paraderos de autobús,
besos de eterna despedida
lagrimas tras un monitor.
Romerías a Hidalgo,
cementerios de arena
en mis zapatillas
de diferente color,
anteojos difuminan tus ojos
señales inexpresivas,
y bajo mi colchón duendes
que imitan tu voz.

Bigrafía:
Katherine Geraldine Medina Rondón, nació en Arequipa - Perú en 1994. Estudio artes plásticas en la Escuela Superior Carlos Baca Flor y en la actualidad estudia Literatura y Lingüística en la Universidad Nacional de San Agustín. 

Fuentes: Urbanotopia y Suicidasub

6 comentarios:

jota jota dijo...

En cuanto al primero "sin título" me ha recordado a una muchacha que decía : y para qué quiero la libertad si estoy enamorada!

Pilar Alberdi dijo...

Gracias por hacernos conocer a esta joven poeta.
Siempre tan valorable tu trabajo.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Me dejó una sensación de inquietud la poesía de Medina Rondón. No la conocía y fue muy grato encontrarme con sus letras.
Leí palabras muy femeninas, conmovedoras y a la vez muy fuertes, poderosas.
El primer poema es el que me dejó en estado de asombro, inquietud...Me hubiese gustado poder escribir algo así, con tanta claridad y entrega.
Gracias por compartirla!!! Tu espacio es siempre un lugar de hermosos encuentros.
Mi gran abrazo, amiga entrañable!
Hilda Díaz

Maria Germaná Matta dijo...

Jota Jota, cuando se está enamorado uno entra en otra dimensión, el deseo de estar siempre al lado del amado. Afortunadamente, es un estado transitorio y vivámoslo intensamente mientras dure.
Un abrazo

Maria Germaná Matta dijo...

Pilar,

Gracias a ti por tu presencia en mi espacio.

Un abrazo

Maria Germaná Matta dijo...

Querida Hilda,

La primera vez que la leí, fue precisamente el primer poema y me dejo una sensación de frescura y sus potentes imágenes me cautivaron.

Un abrazo inmenso.