domingo, 11 de mayo de 2014

Rita Ann Higgins - La visionaria - poema

Flor Garduño - Árboles de la vida

La visionaria


La mujer en la tienda de caramelos

se está convirtiendo en su madre.

Tan sólo la semana pasada

era joven

cuando charlar de bodas

y empapelados y heladeras nuevas

y un pequeño departamento en la ciudad era la charla toda.



Luego sólo Dios sabe por qué

él tomó un micro que nunca se detuvo

y ella fue abandonada

con la vergüenza de empapelado

de no tener ningún fruto en su vientre

a quien pudiera comprarle

zoquetes blancos.



El cansancio de su madre

creció en ella

su manera de ser

su gracias a Dios.



Cuando hizo cuentas

usó las gafas de su madre.

bromeó al respecto

“cuál es la diferencia

acaso no tenemos yo y mamá

la misma vista de todas formas

acaso las dos no vemos bien de lejos”

Versión de Leonor Silvestri

The visionary


The woman in the sweet shop

is turning into her mother.

Only the other week

she was young

when talk of weddings

and wallpaper and new fridges

and a small flat in the town was all the talk



then for God knows why

he took a bus that never stopped

and she was left

with the wallpaper shame

of not having any fruit in her womb

that she might buy

white socks for



Her mother’s tiredness

grew into her

her mannerisms

her thanks be to Gods.



When she totted up the numbers

She used her mothers’s glasses.

She joked about it

“sure what differ does it make

haven’t me and mammy

the same vision anyway

aren’t we both far sighted”

Datos biográficos
Rita Ann Higgins (Galway, 1955). Ha merecido distinciones como el Peadar O’Donell Award en 1989 y las becas del Arts Council bursaries. Escribe poesía y también teatro. Comenzó a escribir poesía en el hospital, enferma de tuberculosis. Ha publicado los poemarios Ireland Is Changing Mother (2011), Sunny Side Plucked: New & Selected Poems (1996), Philomena’s Revenge (1992) y Goddess on the Mervue Bus (1986).

Fuente Círculo de Poesía

2 comentarios:

Carmela dijo...

Que curioso poema. Me gusta su forma de contar.
Un beso!

María Germaná dijo...

A mi me recuerda a los comportamientos que se repiten. Un beso Carmela y gracias.