miércoles, 14 de septiembre de 2016

Anne Michaels - Flores

Foto de Edward Weston - white radishes
FLORES

Hay otra piel dentro de mi piel
que se ajusta a tu tacto como un lago a la luz;
que desliza su memoria, su lenguaje perdido
dentro de tu lengua,
borrándome para hacerme de nuevo.

Justo cuando el cuerpo cree saber
los caminos para conocerse a sí mismo,
esta segunda piel sigue buscando sus respuestas.

En la calle - las sillas de los cafés abandonadas
en las terrazas, los puestos del mercado vaciados
de su viva luz,
aunque el pavimento todavía respire
uvas y melocotones-
como la luz de todo lo que crece
en la tierra recién removida,
cada partícula de mí se ajusta a tu tacto,
el viento envolviéndome las piernas en mi vestido,
tu camisa deshaciéndose en flores por mis manos.


Anne Michaels  - Traducción de Jaime Priede
El peso de las naranjas & Miner´s Pond (Bartleby Editores, 2001).


FLOWERS

There's another skin inside my skin
that gathers to your touch, a lake to the light;
that looses its memory, its lost language
into your tongue,
erasing me into newness.

Just when the body thinks it knows
the ways of knowing itself,
this second skin continues to answer.

In the street - café chairs abandoned
on terraces; market stalls emptied
of their solid light,
though pavement still breathes
summer grapes and peaches.
Like the light of anything that grows
from this newly-turned earth,
every tip of me gathers under your touch,
wind wrapping my dress around our legs,
your shirt twisting to flowers in my fists.

Anne Michaels
From: The Weight of Oranges

Biografía
Escritora y poeta canadiense, Anne Michaels recibió el premio de la Commonwealth por su primer poemario, "El peso de las naranjas", aunque no lograría el reconocimiento internacional hasta la publicación de su novela Piezas en fuga (1996) con el que ganó el Premio Orange y el Trillium, y que fue llevada al cine en 2007.
Libros publicados: La cripta de invierno (2010), Buceadores de la piel (2003), El peso de las naranjas (2001), Piezas en fuga (1998).


2 comentarios:

Egle Gimenez Rossi dijo...

Muy buen descubrimiento el de Michaels. Gracias por compartir.

María Germaná dijo...

Egle, efectivamente tiene una poesía delicada como un susurro. Uno la lee y la imaginación se pone a volar.
Un abrazo,

María