domingo, 9 de junio de 2013

ROSAKEBIA ESTELA poemas

Foto de Mariana Palova

Pablo, La Luna y Yo

Pablo cuántas lunas aullando juntos,
creyendo que la luna es el ombligo de una dama de plata,
el ombligo de la sirena de la noche.
Pablo cuando mengua la luna:
sabes quién es el guardián del pozo,
de quién es ese insomnio de sol
que mueve la tapa del pozo.

¿Qué hay en ese pozo, luz, agua, silencio?
¿Qué sucede si tomo agua de luna?
¿La luz del pozo es la luz de las estrellas?
¿Acaso, el silencio es el silencio de las rocas?
Pablo: dos medias lunas, unos labios, unos muslos
en una fotografía a blanco y negro;
los cantos de los lobos y nosotros.
Los enamorados se enamoran de la luna;
los gatos persiguen a las gatas
cuando la luna iza el telón y la función empieza.
Los murciélagos, los búhos, los pomelos están hechos de luna.
Los poetas y filósofos venden cabellos de luna a 2x1:
oh, pobre de ella cuando despierte podría estar calva.
Los niños la quieren en su habitación para soñar,
las embarazadas tienen un humor de luna,
los abstemios de amor y los presos la desean,
los ancianos quieren bufandas de luna.
La luna agita la falda del mar en los ojos de mi amado.
Pablo: ¿Quién se mira en el agua de luna
mientras nosotros dormimos?

4

Fui muda hasta los 13 años.
Boca que no se sabe espada en otra boca.
Fui muda hasta los 13 años.
No me avergüenzo, no me tengo lástima.
Todos me daban regalos.
Si usted se lava las manos antes de comer...
Si come dos cucharitas más...
Si cepilla sus dientes después de comer...
Noción del tiempo en pocas palabras.
Desde entonces, ruma de días, avenidas interminables,
ruidos delirantes, carros que se dirigen a mí.
Grandes edificios se esmeran en aplastarme.
Fui muda hasta los 13 años.
Desde entonces, la gente suele repetir las mismas preguntas.
Me preguntan por la sed, por el horror.
Quizás por eso me cuesta tanto hablar con extraños.
Trato de explicarme.
Digo que no fui yo quien arruinó la noche.


Marina Palova - el filántropo
14

En lo personal, no me provocan comezón
las personas que saludan con su mano ortopédica,
transpiran por la nariz o pueden enrrollar la lengua en U.
Ni quienes tienen un lunar en el ojo,
el lóbulo de la oreja pegado a la cara o una herida abierta.
Descubrir un lunar en el ojo de nuestro interlocutor enternece la plática.
No se cambia el semblante
ni me andan hormigas por las piernas
cuando mi abuela enferma le pregunta a la vida:
¿Usted vino a quedarse?
En general, admiro a quienes
suben a la silla para cambiar el agua del florero,
abren las envolturas con los dientes,
caminan con el miedo de pisar pájaros ciegos.
A quienes en la escuela tuvieron la experiencia
de derramar el juego sobre el uniforme.
Admiro a los que duermen donde no deben dormirse,
a las nietas que tienen el nombre de la abuela muerta
antes de la muerte de la abuela,
a las prostitutas que barren su esquina y se maquillan al sol.
POEMA 4

Ella solita se pregunta y se responde. Que le enciendan todas las luces del castillo- dice. Que la salven del dominio de la locura. Sálvenme. El castillo de naipes cambia cuando lo llenan de llanto y miedo. Los silencios se apoderan de otras voces y yo repito sus frases. Que le enciendan las luces- dice. Pero ella nunca abrió los ojos. Murió sin ver cómo los atardeceres se apoderaban violentamente de ella y de su castillo de naipes. Sin comprender que la soledad y el tiempo son los niños que tocan las puertas del espíritu. Tocan las puertas y lloran, se alejan corriendo a esconderse.

POEMA 5

Quieres secuestrar a Segismunda para qué te viva. Segismunda encerrada en un castillo naipes, decide escribir un poema de 10 metros para intentar escapar del castillo o de la locura. Le importa nada el número de versos. Quiere escapar, se muere de sed y de poemas. Aunque en realidad sólo le gustaría escribir un poema en el que no se sabiese Seguismunda. En su poema se describe como la escurridiza mensajera de algo. Tiene un poema 10 metros: un puente, una soga. Ahora no sabe si atravesar el horizonte con las manos hinchadas de tanto escribir o pasarse las horas sentada sobre su castillo.

Biografía
ROSAKEBIA ESTELA (Chiclayo, Perú 1990), es una de las voces más promisorias de la poesía chiclayana última. Ha  obtenido el Primer puesto del “XI Concurso Regional de Poesía”,  Juegos Florales Municipales - Chiclayo , 2009; Primer puesto Concurso Poesía Taiwán, 2010; Primer puesto VII Concurso Internacional Literario Conglomerado Cultural “José Eufemio Lora y Lora & Juan Carlos Onetti 2010; Tercer puesto en el I Concurso Internacional de Nano Literatura, Venezuela, 2010; Primera Mención Honrosa, Premio Nacional de Poesía Ciudad de Huamachuco, 2010; y Ganadora del Concurso Internacional de Poesía Latin Heritage Foundation, 2011.



6 comentarios:

Jimena Arbulú dijo...

Todos muy bonitos poemas. Para mi ha sido realmente un gusto leer a esta poeta tan talentosa, ya que yo también nací en la ciudad de Chiclayo. Saludos.

Pilar Alberdi dijo...

¡Qué maravilla! ¡Cuántos aciertos! Una belleza.

Vera Eikon dijo...

Deliciosos y originales...Gracias María. Besos

Maria Germaná Matta dijo...

Jimena,
Es un placer saber que en Chiclayo contamos con poetas de talento.
Un abrazo

Maria Germaná Matta dijo...

Pilar,

Para mí es un placer compartir poesía y esta jóven tiene mucho talento.
Un fuerte abrazo

Maria Germaná Matta dijo...

Vera,

A mí también me sorprendieron sus poemas por su originalidad y frescura.
Un abrazo