jueves, 25 de abril de 2013

Vera Eikon, poemas


Sophie Thouvenin

De cómo se sucede la herida

Abordé con prudencia
la espina,
mas fue la efusión del pétalo
lo que hizo mi corazón
escombro.
Me hirió al abrirse
al modo de las flores.

Sobre tantos poetas que conozco

El poeta subió a un árbol
atándose con la cuerda de un verso
a una de sus ramas
y la intención de que en su pecho
creciese un pulmón de lluvia
-sueño de pájaros entre sus cabellos-
Alguien vino y lo llamó loco
pero no se dolió el poeta
pues por fin algo sabía
acerca de lo infranqueable de aquel azul
sobre su cabeza

El poeta hizo un cuenco con sus manos
para darle piel
a un extraviado rayo de sol
Alguien vino y lo llamó indigente
tampoco se dolió en esta ocasión el poeta
pues ahora podría postular
acerca de la caridad de las sombras

El poeta se sentó sobre una piedra
cuando ya un nuevo día sesgaba la noche
Había recorrido un largo camino
alentado por su deseo de pronunciar el alba
Una niña de niebla
vino hasta él
y nada dijo
Antes de irse
depositó sobre la intemperie de su frente
el amparo de un beso
Llegado fue el momento en el que se dolió el poeta
pues comprendió que en ponerle voz
a aquel gesto de silencio
habría de gastar
hasta la última de sus palabras

Benoit Courti

Límites

Decir el amor
es imposible
No se puede apresar
la voz del pájaro
para que cante


Irreflexiones

No se alcanza a nombrar el asombro
sin quemarse antes los párpados
No se puede perpetrar lo oscuro
sin haber cavado un pozo
donde llorar la luz
La tragedia
nos ronda la piel
El espanto
es una mujer de ojos claros
La palabra
otro vano intento
de vertebrar
lo invertebrado
La poesía
la evolución a belleza
de ese fracaso
  
Vera Eikon, 1976. Carril - Vilagarcía de Arousa – Galicia - España

Nota mía: Cuando leemos a Vera Eikon nos dejamos llevar por la magia de su lenguaje, permanecemos atentos y saboreamos cada frase, cada una tejida finamente con esmero y belleza. Ella sabe transportarnos con sus luces y oscuridades por los recovecos de una mente siempre abierta a la emoción.

Y para seguir disfrutando de su poesía:  Su blog

18 comentarios:

el maquinista ciego dijo...

...y parece que no, que no se puede, y sin embargo aparece Vera y ella sí, ella es capaz de acoger ese pájaro en la garganta y hablar con su voz. Incluso pareciera que es capaz de calcinar sus propios párpados por el puro placer de ver qué hay del otro lado de lo visible, y traérnoslo de vuelta hermosamente narrado...

Dejo por primera vez mi huella en tu hermoso blog, María, pero voy y vengo, es siempre un placer (fantástica también la entrada dedicada a Mixha, aunque ese día mi ordenador no quiso responder y se negó a marcar mi paso..;))

Un saludo.
Susana.

Vera Eikon dijo...

Gracias María, por tus maravillosas palabras,por leerme de ese modo, y por regalarme un hueco en tu blog entre tantas mujeres maravillosas a las que llego de tu mano. Una se siente agradecida por todo esto y se reconcilia en su batalla particular con la palabra. Es hermoso llegar y escucharte a ti y a amigas tan queridas como Susana y sentir y sentir el modo en que vuestras propias palabras son el apoyo...Un abrazo enorme a las dos!

José Antonio Fernández dijo...

Vera es una poeta que sabe llegar más allá de la palabra. A ese sitio sólo tienen acceso los privilegiados que han sido tocados con la varita. Ella, si persevera, puede volar muy alto.
Un abrazo María.

Miriam Tessore dijo...

Vera supera muuuuchas veces mi capacidad de comprensión y aprehensión de la poesía. Ella va más allá de todo lo que se ve y se percibe. Y yo tengo una lectura muy terrenal. Pero jamás dejo de admirar justamente eso. Desde el uso del lenguaje, infinitamente vasto, hasta su extrema sensibilidad.

Estamos buscando un editor.

Abrazo a las dos.

Idolidia Glez dijo...


Un blog muy interesante...me he quedado por aca :)

çç dijo...

uy!
no diré nada. pero me alegro enormemente de vislumbrar aquí a VERA, además, no es sencillo rebuscar en tantísimos poemas como tiene… sin quedar insatisfecho. Pero hay algunos poemas de vera que son como un guante, de boxeo directo a la boca.

bien harían los editores en buscarla Miriam, no deberían preocuparse, tanto en prosa como en verso vero es la ostia en….

Maria Germaná Matta dijo...

Susana,

Muy cierto lo que dices Vera sabe poner palabras a lo imposible. Que deleite contar con ella.
Y me alegro que te haya gustado los poemas que seleccioné de Misha, otra fantástica escritora
Mil gracias por dejar tu huella. Te devolveré la visita.
Un abrazo

Maria Germaná Matta dijo...

Vera,
Te sigo desde hace tanto tiempo; me emociona tenerte aquí, un honor para mi casa.
Es increíble la cantidad de seguidores que tiene tu poesía, nos tienes embelesados.
Besos

Maria Germaná Matta dijo...

José Antonio,
Totalmente de acuerdo. Ha sido tocada con la varita poética. También espero que siga su camino poético para que siga volando.
Un abrazo

Maria Germaná Matta dijo...

Miriam,

Gracias por compartir tu mirada sobre Vera. A mi me tiene embelesada.
Una excelente noticia la búsqueda de editor, que pronto podamos ver recogida su poesía en un libro. Gracias Miriam por el intento, estoy segura que lo lograrás.
Un beso inmenso

Maria Germaná Matta dijo...

Idolidia,

Un placer tenerte en mi casa y que hayas disfrutado de la poesía de Vera Eikon.
Un abrazo

Maria Germaná Matta dijo...

ÇÇ,

ja, ja, pues sí Vera es la ostia.
Besos

Pilar Alberdi dijo...

Muy buenos, muy buenos. Todos me gustaron.
Saludos.

Carmela dijo...

Me emociona leer de nuevo acá los poemas de Vera. Son hermosos y sobre todo posee una sensibilidad que penetra cualquier recoveco.
Un abrazo, María y besos para Vera.

alba dijo...

Qué alegría más grande llegar desde mi silencio y encontrarme aquí con Vera. De repente, me he visto con la felicidad de tener que romper mi mutismo.
La poesía de Vera es los cinco sentidos muy despiertos, siempre. Ella atiende al mundo, a lo pequeño del mundo que está en la flor, en la palabra, en el claroscuro, en el amor, en tantos sitios que los demás no alcanzamos. Ella los atiende todos y luego los escribe, y luego los ofrece. Abre, ella siempre abre. Es -por utilizar una palabra que ella mima mucho- tan porosa... y sus poemas son ese aprendizaje, lo que se le queda adherido en la piel.
En fin, que la quiero mucho, y a sus poemas también. :)
Gracias por traerla, María.
Abrazos.

Maria Germaná Matta dijo...

Pilar,

Cuanto me alegro, su poesía es hermosa.
Saludos

Maria Germaná Matta dijo...

Carmela,

Sí, penetra cualquier recoveco del alma.
Beso

Maria Germaná Matta dijo...

Alba,

Gracias por romper tu silencio con la felicidad que te brinda el amor por la poesía de Vera.
Un placer recibirte en mi casa.
Abrazos