miércoles, 24 de julio de 2013

Suzanne Jacob - Una hora acordada, un lugar acordado - poema

Catrin Welz-Stein - Precius flight


Una hora acordada, un lugar acordado

1.
Una hora acordada, un lugar acordado,
tienes cita con su rostro oscuro,
estás solo, única manecilla
nadie ha llamado, no reconoces nada,
pero lo puedes todo,
así como recular manejando negocios.
Cada una de tus miradas, trapo activo, ruido.
Ella encuentra el hilo del mármol, tira y te descose
rompiendo la marcha atrás.

2
Nadie vio el comienzo
cuando el cielo estaba plegado en el huevo con el fuego,
cuando el fuego estaba plegado en la arena con la nieve,
cuando la nieve estaba plegada en el mar con la ciudad,
cuando la ciudad estaba plegada en tu oreja con el agua
cuando toda el agua estaba plegada en el agua
fuera del rostro que el día exige.
Nadie vio el comienzo
con la única finalidad, única manecilla
que permanezca creado.

3.
Una hora acordada, un lugar acordado,
te exhibes pero nadie aparece,
lo hablas pero nadie lo repite,
multiplicas los gestos
pero ningún acto resulta.
Vacía la mano infestada de lo que huyes
si debes aprender algo de esto
hay fallecimiento pero no muerte.

4.
Posas tu frente sobre el fruto crudo.
Tu mano se despega, renuncias
a lo que huyes
para un mejor aprendizaje
hay fallecimiento pero no muerte.
­
Tu mano desvalijada,
tu mano abierta y desplegada
palpa el vuelo que mana del agua
de tu divulgado nombre
porque tú permaneces creado.

5.
Nada permanecería creado
sin el furor de la imagen que te merita.
Ésta trituró la flecha
ésta desvió el eclipse,
ésta dislocó el rayo,
dejando el aire libre 
y el paso en el engañoso mar

6.
Todo vuelve a ti,
también el bastón y el tocado.
Puede extraer directamente la nada que te afila.
Te muestras y el mundo aparece,
lo hablas y escuchas que lo dicen
y conoces el resultados de estos actos.
Ningún comienzo
agota el origen
porque tú permaneces
creado.

Versión de María Germaná Matta (inédito en español)


[Une heure dite, un lieu dit]

1.
Une heure dite, un lieu dit,
tu as rendez-vous avec sa face obscure,
tu es seul, seule aiguille,
rien n’est appelé, tu ne reconnais rien,
mais tu peux tout,
même reculer en brassant des affaires.
Chacun de tes regards, linge actif, bruit.
Elle trouve le fil du marbre, tire et te découd,
cassant la marche arrière.

2.
Personne n’a vu le début
où le ciel était plié dans l’œuf avec le feu,
où le feu était plié dans le sable avec la neige,
où la neige était pliée dans la mer avec la ville,
où la ville était pliée dans ton oreille avec de l’eau,
où toute l’eau était pliée dans l’eau
hors du visage que le jour exige.
Personne n’a vu le début
afin qu’un seul, seule aiguille,
reste créé.

3.
Une heure dite, un lieu dit,
tu te montres mais personne n’apparaît,
tu en parles mais personne ne le dit,
tu multiplies les gestes
mais aucun acte n’en résulte.
Vide la main infestée de ce que tu fuis
si tu dois apprendre ici
qu’il y a décès mais non la mort.

4.
Tu poses ton front sur le fruit crû.
Ta main se descelle, tu renonces
à ce que tu fuis
pour mieux apprendre ici
qu’il y a décès mais non la mort.
­
Ta main délestée,
ta main ouverte et déblayée
palpe l’essor de l’eau qui sourd
de ton nom divulgué.
Car tu restes créé.

5.
Rien ne tiendrait créé
sans la fureur de l’image qui te médite.
Elle a broyé la flèche,
elle a dérouté l’éclipse,
elle a disloqué la foudre,
laissant l’air libre
et du passage dans la mer feinte.

6.
Tout te revient à toi,
la canne et la coiffe aussi bien.
Tu peux tout puiser à même le néant qui t’aiguise.
Tu te montres et le monde apparaît,
Tu en parles et tu entends qu’on le dit
et tu sais les actes qui en résultent.
Aucun recommencement
n’épuisera l’origine
car tu restes
créé.

© Suzanne Jacob
Extrait de: Filandere Cantabile
éditions Marval, Paris 1990
Production du son: Union des écrivains et des écrivaines québécois

Canta Suzanne Jacob

Fuente: Lyrikline

8 comentarios:

Jimena Arbulú dijo...

Qué profundidad hay en estos versos. Muchas gracias por esta versión en español que nos permite conocer el maravilloso don de Suzanne Jacob. Un saludo.

Juan Flores dijo...

Muy buena selección de poesía, reflexión en metáforas, me encantó! Saludos

Ana Muela Sopeña dijo...

Fantástico poema y traducción, María.

Es un poema que se deja leer muchas veces. En su interior encontramos la puerta a un laberinto de espejos. Hay muchos símbolos que nos llevan a otro mundo...

Gracias. Como traductora tu trabajo es admirable.

Un abrazo
Ana

Carlota Mó dijo...

Me gustó mucho la entrada. Yo estoy empezando a escribir ahora, ¿te pasas y me dices que te parecen mis textos? http://cuandoelcorazondejedelatir.blogspot.com.es/

Maria Germaná Matta dijo...

Jimena, me alegra que te haya causado tan buena impresión, cuando la leí me tocó y por eso decidí traducirla y compartir otro de sus poemas.
Un abrazo

Maria Germaná Matta dijo...

Juan, afortunadamente hay buenos poetas por todo el mundo, el un placer compartirlos.
Mil gracias por tu visita.
Un abrazo

Maria Germaná Matta dijo...

Ana, muchas gracias por apoyar mi trabajo. La traducción es un trabajo delicado, la pasión por la poesía me lleva a buscar salidas que reflejen lo que expresa el poeta.
A mí también me parece que la poesía de Suzanne Jacob es como bien dices, un laberinto de espejos, su poesía se puede leer desde varios ángulos y siempre se encuentra un significado nuevo.
Un beso querida amiga

Maria Germaná Matta dijo...

Carlota, gracias por tu visita.
Visitaré tu casa virtual y me alegra saber que te gusta escribir.
Un abrazo