lunes, 11 de marzo de 2013

Ana Muela sopeña, Sobre la Eternidad, poesía

 Composición fotográfica del choque de la vía láctea con Andrómeda - Nasa

Este último sábado 9 de marzo falleció mi padre. No hay palabras para describir el dolor. 
Ayer recibí está hermosa elegía de la pluma de Ana Muela Sopeña y quería compartirla con todos los que me leen.

Gracias querida amiga.

SOBRE LA ETERNIDAD

A María Germaná Matta

Nacemos en un punto
de la mente de luz donde no hay tiempo,
después en esta Tierra
adoptamos relojes
que avanzan linealmente hacia lo oscuro,
aunque siempre llevemos en el alma
calendarios esféricos
donde la sincronía hace las horas.

Emprendemos el viaje
al respirar el airesombra
de este planeta en su locura.

Pasan años que a veces nos parecen
la lentitud sin nombre,
pero al final el tiempo es una ráfaga.

Un día nos marchamos...
mas no todo termina,
porque entonces comienza en el eclipse
a vivir el espíritu
sobre la eternidad de una gran danza.


Ana Muela Sopeña




Ana Muela Sopeña
Nace y reside en Bilbao (España). Comienza a escribir poesía a los dieciocho años. Se vuelca en la escritura poética con mayor intensidad a partir del año 2006. Ha publicado poemas en diversas antologías y revistas de España, El Salvador, México, Cuba, Argentina, Moldavia y Chile. Ha sido traducida al catalán, portugués, rumano, italiano, inglés, francés y euskera. Publica su poesía en el blog Laberinto de lluvia. Dirige varios espacios virtuales, entre otros Poesía de mujeres, dedicado a visibilizar la poesía de mujeres de todo el mundo. Actualmente se dedica a la corrección literaria freelance. En breve publicará una plaquette y un poemario.
Fuente: Creatividad Internacional.

7 comentarios:

José Antonio Fernández dijo...

Un fuerte, fuerte, abrazo María...

Maria Germaná Matta dijo...

Recibo tu abrazo José Antonio.
Un beso para ti

Ana Muela Sopeña dijo...

Te abrazo en el silencio, María.
Ana

Maria Germaná Matta dijo...

Mil gracias Ana.

Carmela dijo...

Te abrazo y acompaño, Ana.

J.Gomis López dijo...

Un abrazo grande y mucho mucho ánimo.

Maria Germaná Matta dijo...

Gracias Carmela y J. Gomis López por los abrazos.