viernes, 1 de marzo de 2013

Mis poemas: Cada día


Masaok Yamamoto
Cada día

Asomar el cuerpo
tibio y precario
entre las sábanas
nace el día
con la furia pantanosa
de su cielo abierto
el viento sopla
caen las hojas
y amanecen
las incógnitas.

Hay sueños
que han quedado atrás
y la risa despreocupada
de la infancia
con su dulce abecedario
entonces una nana
nos recuerda
la cavidad materna
con el líquido amniótico 
de la promesa.

En la edad adulta
la niebla nos acecha
con sus cuchillas plateadas
al interior de las pestañas
los días transcurren
tras el vaho
las urgencias
y la telaraña
de las incertidumbres.

Para no desfallecer
asciende otro peldaño
siente la vibración sonora
de las cuerdas
asómate al rocío
y escucha el fluir generoso
del alba.


Mis poemas: María Germaná Matta

6 comentarios:

Carmela dijo...

y escucha el fluir generoso del alba....
precioso, María

Claudia Chirino dijo...

una belleza !!!

Maria Germaná Matta dijo...

Carmela,

Y contigo escucho el rugido de las olas. Gracias.
Un beso

Maria Germaná Matta dijo...

Claudia,
Mil gracias por venir y por tus palabras.
Un abrazo

Ana Muela Sopeña dijo...

Maravilloso este poema de dulces reminiscencias de la infancia. El final es espectacular.

Un abrazo
y
Enhorabuena, María
Hoy he podido abrir la ventana de comentarios. Otros días, no sé por qué no podía.
Ana

Maria Germaná Matta dijo...

Gracias Ana, me alegra que hayas disfrutado de este poema. Me alienta seguir.

Un beso