domingo, 31 de marzo de 2013

Cristina Peri Rossi, poesía


Diana Block - the leaf

Dialéctica de los viajes

Para recordar
tuve que partir.
Para que la memoria rebosara
como un cántaro lleno
-el cántaro de una diosa inaccesible-
tuve que partir.
Para pensar en ti
tuve que partir.
El mar se abrió como un telón
como el útero materno
como placenta hinchada
lentas esferas nocturnas brillaban en el cielo
como signos de una escritura antigua
perdida entre papiros
y la memoria empezó a destilar
la memoria escanció su licor
su droga melancólica
su fuego
sus conchas nacaradas
su espanto
su temblor.
Para recordar
tuve que partir
y soñar con el regreso
-como Ulises-
Sin regresar jamás.
Ítaca existe
A condición de no recuperarla.

De: Estado de exilio

Datos de la autora
Cristina Peri Rossi nació en Montevideo Uruguay en 1941. Poeta y novelista.
Se licenció en Literatura Comparada.
Tras el golpe militar uruguayo tuvo que exiliarse en Europa desde 1972. Obtuvo la nacionalidad española en 1974.
Ha publicado varios libros, entre ellos:
«Evohé» en 1971, «Descripción de un naufragio» en 1974, «Diáspora» en 1976, «Lingüística general» en 1979, «Europa después de la lluvia» en 1987, «Babel bárbara» en 1991, «Otra vez Eros» en 1994, «Aquella noche» en 1996, “Inmovilidad de los barcos” en 1997, “Desastres íntimos” en 1997, “Poemas de amor y desamor” en 1998, “Las musas inquietantes” en 1999, “El amor es una droga dura” en 1999, “Julio Cortázar” en 2000, “Te adoro y otros relatos” en 2000, “Estado de exilio” en 2003, “Por fin solos” en 2004, “Estrategias del deseo” en 2004,“Poesía reunida” en 2005, “Mi casa es la escritura” en 2006, “Cuentos reunidos” en 2007, “Habitación de hotel” en 2007, “Playstation” en 2009.
Su obra ha sido traducida a varios idiomas y galardonada con los más prestigiosos premios literarios, entre los que se encuentra el Premio Internacional de Poesía Rafael Alberti, obtenido en enero de 2003 y el Premio Loewe 2008. 

4 comentarios:

maria candel dijo...

Leí de ella hace tiempo Cuando fumar era un placer, una confesión de su afición al cigarrillo,un ensayo interesante y autobiográfico de la historia del tabaco y del placer que siempre disfrutó como fumadora. Me encanta su poesía,y en general todo cuanto escribe.
Un abrazo tocaya, y feliz inicio de semana

Maria Germaná Matta dijo...

Sí, es una escritora que tiene mucha alma, muy versátil y aguda, sus poemas sorprenden.
Un abrazo para ti también.

José Antonio Fernández dijo...

Qué buen poema, María. Gracias por traerlo.

Maria Germaná Matta dijo...

Me alegro que te guste José Antonio.
Un abrazo